domingo, 27 de mayo de 2012

Ruta de Senderismo en Vimianzo


Rutas de senderismo en Vimianzo

Laguna de Traba (punto de partida)
La Laguna de Traba es un lugar de gran interés por ser un espacio ecológico de incalculable valor, con una extensión aproximada de dos kilómetros. Según una leyenda, en esta laguna existe una aldea inundada llamada Valverde. Está prácticamente rodeada por un denso carrizal; también hay espadañas y una junquera. 
En cuanto a la fauna, encuentran refugio aves como la gallina de río, el rascón de agua y la fulepa unicolor, y aves invernales que la visitan: pilro americano, bilurico patiamarillo pequeño, gaviota llorona americana, gaviota de gallina de agua común, avetoro americano y escribenta de las cañaveras. Abundan también sollas y se ven huellas de conejos y ocasionalmente de zorro y de nutria.
Desde este hermoso lugar partimos, bordeando la costa, hacia la pequeña parte de mar que tiene el ayuntamiento de Vimianzo. 

Sabadelle
Lo primero que encontramos al adentrarnos en el ayuntamiento de Vimianzo es el Coído da Señora, que recibe este nombre porque antiguamente, cuando el mar estaba revuelto, el único puerto que dejaba atracar a los barcos era este. En este lugar podremos contemplar en las piedras algunas de las pintadas que el Alemán de Camelle dejó en su visita a esta zona.
La punta de tierra que se adentra en el mar, llamada Punta de Sopena, divide el Coído da Señora y el de Sabadelle. Un lugar apropiado para comer es el paraje conocido como As Botoreiras.
En Sabadelle (Calo) podremos visitar las derruidas casas, deshabitadas desde hace muchos años. De allí fue vecino en el siglo XVII el segundo mejor platero de Galicia, Gregorio de Lema. Este joyero tenía un solar en esta pequeña aldea, donde le pertenecía una casa que los viejos del lugar denominaban Casa do Conde.
En nuestra subida hacia la Braña da Herba podremos contemplar algo curioso: en esta zona crecen madroños. 

Vila Purificación e Hórreo
Casa de dos pisos de estilo barroco de finales del siglo XVIII, propiedad de don José Trillo. Presenta una planta en forma de “L”. En el alzado posterior destaca una escalera de piedra que comunica directamente con el piso superior. Los balaustres de piedra de la escalera, de buena labra, son de estilo compostelano.
Los materiales siguen siendo la piedra empleándose la mejor (sillares) en los esquinales y en los vanos, y de menor calidad en los paños. En esta casa se cobraban los llamados foros de todos los alrededores, lo cual explica el tamaño del hórreo que se encuentra dentro de la finca, que cuenta con diecinueve pares de pies, siendo el tercero más grande de Galicia. Aquí también podemos encontrar un palomar de forma circular. 

Molino
Data del siglo XVII. Tiene dimensiones adecuadas para desempeñar funciones de molino y vivienda. Su planta es rectangular, con cubierta a dos aguas en la que se abren tres elementos abuhardillados. La entrada se realiza por los lados cortos del volumen, que queda unido a la tierra por dos pasarelas. Pertenecía al afamado coreógrafo Rei de Viana, que contaba con un pergamino que databa la construcción del molino en el año 1679, siendo el principal de los que poseía el feudo de los Moscoso y Altamira. Con posterioridad perteneció a la Condesa de la Torre, pero antes de esto el molino era cedido mediante foro a familias de campesinos que lo explotaban y residían en él. 

Iglesia
Data del siglo XII y es de estilo románico. Este templo fue posiblemente un lugar de parada de los peregrinos que llegaban por mar al puerto de Cereixo y se dirigían a pie a Santiago. Presenta nave única y capilla rectangular. Soportando el alero se dispone una serie de pequeños canales que presentan diferentes formas, temas y motivos. Estas imágenes plasman vicios y pecados advirtiendo al fiel de que era indigno de entrar en el espacio sagrado del interior del templo si había caído en pecado o cometido alguna impureza.
En el lado sur se abre una interesante puerta románica en donde cabe destacar una creación única en el románico de toda España: la representación del traslado de los restos de Santiago en una barca, acompañado por sus siete discípulos. 

Torres de Cereixo
Datan del siglo XVI. Actualmente pertenecen a don Santiago Fernández Puentes y es utilizada como residencia.
Presenta dos torres de planta cuadrada unidas por un cuerpo rectangular más bajo. En el interior existe un árbol (un magnolio) tan antiguo como el edificio. El material que predomina en esta construcción es la piedra.
El escudo está vinculado a los condes de Maceda y Taboada, y en él se representan las armas de los Bermúdez, Novoa, Castro, Soutomaior, Mendoza y Villamaría, entre otros. En las otras fachadas aparecen tres escudos, más sencillos, vinculados a los linajes más antiguos de la casa: Moscoso, Carantoña, Caamaño, Guisamonde y Montenegro.