jueves, 23 de mayo de 2013

De viaje por las bodegas y vinos gallegos

Bodegas y vinos Gallegos turismo vinícola en Galicia
Nadie duda hoy de la realidad del panorama vinícola gallego, pero no fue así hace años.
Galicia aporta al vino español el verde que en otras regiones le falta al viñedo, así como también las parcelas pequeñas, al estilo podríamos decir de la Borgoña francesa: tierra cortada en trocitos que hace más complicada la tarea del viticultor… La lluvia y las enfermedades que la humedad traen a la vid tampoco facilitan el trabajo de enólogos y bodegueros, pero salvados todos los problemas nos quedamos con el, casi milagro, de los vinos gallegos.
Cualquier plan de turismo por Galicia debería incluir la visita a una bodega. Quien haya visitado bodegas en otras regiones verá la diferencia. Ni mejor ni peor; diferente. Empezar por el viñedo siempre es lo mejor: los viñedos están plantados muy hacia arriba y el ojo observador se dará cuenta de que con ello se busca la mayor exposición al sol de las hojas de la vid. Galicia tiene una de las menores tasas de insolación de la península, así que es normal que las plantas estén aquí plantadas de forma muy diferente a, por ejemplo, Castilla la Mancha, donde tradicionalmente (antes de la llegada del regadío) bodegas y agricultores plantaban las viñas en vaso, pegadas a la tierra, para hacer que las hojas protegieran como un parasol natural al fruto, pues la uva de otro modo sufriría…  Esto no es problema para las bodegas de Galicia.
La acidez espectacular de los vinos blancos gallegos se debe a un cúmulo de circunstancias que se resumen en los vinos y su sabor (el resultado del sabor y el aroma es siempre la forma más fácil de evaluar la ecuación de una región vinícola) pero que podríamos desgranar en sus componentes: unas variedades de uva perfectamente aclimatadas, lluvia no excesiva en los buenos años, suelos y la labor del hombre, fundamental ante todo.
Os recomendamos visitar bodegas en Galicia en cualquiera de las subzonas que componen sus denominaciones: la DO Rias Baixas es la más reconocida y la popular y elegante a la vez albariño su seña de identidad.  Mucho se ha escrito sobre el origen de la uva Albariño y su posible vinculación al Camino y a que monjes de Cluny trajeran uvas de la familia de las traminers alemanas… estudios de ADN de la uva parece que han desmentido esa historia (bonita por otra parte) y se considera al albariño uva autóctona gallega.
Ribeiro, buque insignia de los vinos gallegos durante años, Ribera Sacra, que hace la viticultura toda una aventura en sus escarpadas laderas y Monterrei, limítrofe con Portugal y que tiene en la Godello su mayor estandarte.
Os deseamos un feliz viaje por las bodegas de Galicia