miércoles, 27 de noviembre de 2013

Russian National Ballet en Vigo y Pontevedra

El Lago de los Cisnes por el Russian National Ballet en Vigo y Pontevedra
 
La Fundación Novacaixagalicia presentó a Sergei Radchenko que dirigirá el espectáculo El lago de los cisnes de Tchaikovsky interpretado por el ballet del que es fundador: el Russian National Ballet.
 
La actuación tendrá lugar los días 3 y 4 de diciembre en Vigo y Pontevedra, respectivamente.
 
En la ciudad olívica se representará en el centro cultural de la entidad, calle Policarpo Sanz, 13, y en la ciudad pontevedresa en el auditorio del Centro Social de la Fundación Novacaixagalicia, situado en la calle Augusto González Besada, 2.
 
Las localidades para el espectáculo ya están a la venta en los canales habituales de comercialización de entradas de la fundación gallega: la web de Servinova, www.servinova.com , y la taquilla telefónica 902 504 500, en horario de 8.00 a 22.00 h.
 
Radchenko, bailarín principal del mítico Bolshoi, fundador y director del ballet nacional ruso, estuvo acompañado por M. ª Teresa Cores, directora de contenidos socioculturales de la Fundación Novacaixagalicia. Ambos han coincidido en destacar que, tras el éxito de público conseguido en la anterior temporada con el espectáculo Gran Gala Tchaikovski, el ballet decidió regresar a Galicia para ofrecer, en esta ocasión, el título completo de El lago de los cisnes.
 
Efectivamente, este es el segundo espectáculo que el RNB ofrece en Galicia y el primero que presenta con un título completo, puesto que el anterior había sido un compendio de las escenas de los más importantes ballets rusos.
 
El espectáculo está dirigido por Sergei Radchenko, fundador del RNB en el año 1989 y director del mismo desde entonces. Radchenko, que fue bailarín en los años ochenta del Bolshoi de Moscú junto a la mítica Maya Plisétskaya, con quien compartía una especial atracción por los ritmos clásicos españoles y por la cultura de España, afirmaba, recientemente, que «veinte años después de interpretar junto a Plisétskaya la Suite de Carmen de Bizet-Shchedrin, continúo sintiendo una emoción especial por la música y por la danza españolas, pero, hasta este momento, no he tenido ocasión de venir a bailar a este país, que tanto quiero, con mi propia compañía. En mi etapa del Bolshoi visité y bailé en España en dos ocasiones.
 
En aquellos viajes conocí el flamenco, adoro esa danza y me descubro ante ella. Así es que estoy deseoso de volver a encontrarme con el público español y con el gallego, esta es una ocasión muy importante para mí, espero que el público nos reciba con la misma ilusión con que nosotros llegamos». El Russian National Ballet (RNB) El Russian National Ballet, dirigido por Sergei Radchenko y Elena Radchenko se fundó en 1989, tras ponerse en marcha la Perestroika. Se estableció como compañía de ballet gracias a la aportación de empresas privadas y su funcionamiento está basado en el teatro Bolshoi debido a que sus directores fueron durante más de 25 años los principales bailarines del centro de danza de ballet más famoso del mundo. Sergei fue pareja de la legendaria Maya Plisétskaya, y Elena, que está graduada por la Saint Petesburg Choreographic Academy, fue estudiante del gran maestro Dudinsky y, durante siete años, principal bailarina en el Teatro Mariinsky. Durante el rodaje de una película de ballet, Sergei y Elena se conocieron y, tras ese trabajo conjunto, Elena decidió acompañar a Sergei a trabajar al Bolshoi, donde la idea de la creación de su propia compañía tomó cuerpo enseguida. Por supuesto, sus inicios resultaron complicados, pero la experiencia acumulada durante tantos años en el campo del ballet ayudó en la consolidación del proyecto. Gradualmente la nueva compañía ha ido ganando experiencia, ampliando su repertorio y comenzando a ofrecer actuaciones por toda Rusia.
 
Programadores de Estados Unidos, Gran Bretaña y Japón acudieron a sus representaciones y rápidamente se hicieron habituales las invitaciones a teatros de todo el mundo. A día de hoy, el repertorio del Russian National Ballet incluye muchos de los títulos clásicos tales como El lago de los cisnes, La bella durmiente, Giselle, Cenicienta, Don Quijote, La Bayadera, El cascanueces entre otros. Durante todos estos años sin excepción, el Russian National Ballet fue recibido en los mejores escenarios del mundo (de los cinco continentes). Destacan las giras realizadas por Italia, Francia, Alemania, Holanda, Gran Bretaña, Grecia, EE. UU., Japón, Corea, Singapur y Hong Kong, todo eso bajo la atenta dirección de Sergei Radchenko, quien realizó un continuo trabajo de nuevas producciones en su repertorio. Además, Radchenko repuso las coreografías originales de Marius Petipa, incluyendo nuevas producciones como Don Quijote y Paquita y la recreación del cuento de Pierrot y Coralli, Giselle.
 
El lago de los cisnes
 
Esta obra está considerada como el primer gran ballet romántico ruso y la obra más relevante que escribió Tchaikovski. Se presenta con dos grandes solistas, Natalia Toriashvili en el papel de Odette / Odile y Kirill Safin como el príncipe Sigfrido. Ambos provienen de la escuela del Ballet del Teatro Mariinsky de San Petersburgo y, como solistas, ya han bailado todos los papeles importantes del ballet clásico. El lago de los cisnes se estrenó en el Teatro Bolshoi de Moscú, en 1877 y en 1895 tuvo lugar su reestreno con una nueva coreografía de Marius Petipa, que es la que aún hoy perdura, esta versión está considerada como la canónica de este gran ballet y será la que podrá disfrutar el público gallego. De acuerdo con la estética del Romanticismo, su argumento es una cándida historia que incluye prodigiosas transformaciones, encantamientos y monstruos malignos, pero en la que también aparece el amor como una fuerza triunfante sobre los más terribles poderes. Cuenta la historia de Sigfrido y Odette. Él es un príncipe de quien se espera que busque esposa entre las jóvenes nobles que le rodean. Obligado por su madre, debe elegir en un breve plazo de tiempo una candidata para compartir en el futuro su trono. Sin embargo, Sigfrido no se siente atraído por ninguna de las chicas que le son presentadas. Un día, siguiendo el vuelo de un grupo de cisnes, se ve arrastrado hacia un lugar mágico, el reino del malvado Rotbard. Allá descubre que los cisnes que había visto son en realidad jóvenes encantadas que esperan ser rescatadas. La reina cisne del lago, Odette, le cuenta a Sigfrido que solo se liberarán cuando alguien que nunca antes haya amado les jure amor eterno. El príncipe, engatusado por la historia y por la belleza de la joven cisne, le promete su amor. No obstante, la presencia de Rotbard amenaza el final feliz deseado por Sigfrido y Odette. En el acto segundo, la pareja deberá superar engaños y obstáculos para estar juntos y romper el hechizo que condena a las mujeres a ser cisnes durante el día