sábado, 15 de marzo de 2014

Teatro "La rendición" de Toni Bentley en Vigo

La rendición de Toni Bentley llega a la Fundación Novacaixagalicia de Vigo 

La obra explora alguna de las prácticas sexuales más íntimas
El guion se inspira en las memorias de la autora australiana
La pieza está recomendada para mayores de 16 años

El Centro Cultural de la Fundación Novacaixagalicia de Vigo acogerá, el próximo sábado 22 de marzo a las 20.30 h, la adaptación teatral que Isabelle Stoffel ha realizado del libro La rendición, de la autora australiana, pero afincada desde niña en estados Unidos, Toni Bentley. 

Las entradas para este espectáculo, no recomendado para menores de 16 años, se encuentran ya a la venta a través de los canales habituales de venta de la entidad, en www.servinova.com o bien en la taquilla telefónica en el 902 504 500. 

La pieza está dirigida por Sigfrid Monleón y cuenta con la coproducción del Centro Dramático Nacional y Traspasada.

La rendición aborda una compleja temática que, según afirma la propia autora de la obra, pocas mujeres practican, y muchas menos lo admitirán. Sin embargo, en sus atrevidas memorias íntimas, Toni Bentley levanta el velo sobre una práctica sexual cuyo «goce se halla más allá de las convenciones, con sus riesgos y sus pasiones». Se refiere a la sodomía, un acto que «no es tabú..., pero sí lo es», afirma Bentley. De hecho, comentando la recepción de su obra en Estados Unidos señala que «les puso muy nerviosos mi libro, les espantaba [a los potenciales lectores]. Sobre todo eran las mujeres quienes se ponían muy nerviosas y de hecho me marcaron como no feminista por encontrar placer en la sumisión. Cuando lo que he hecho es llevar el feminismo a la sodomía, porque siempre ha sido considerado un tema gay, y yo soy una mujer heterosexual que quiero no solo los mismos derechos para las mujeres, sino también las mismas prácticas sexuales. Es un guiño a las mujeres para que sepan que la sodomía no es solo para homosexuales y que el sexo siempre es y ha sido una paradoja».

Pero esta mujer de hoy, moderna, no teme contar abiertamente su «rendición», tras ser iniciada por un amante en este placer radical e inesperado, para abordar todos los aspectos de ese acto en el que ella se siente renacer. Un acto que implica abandono y confianza, que colma ciertos deseos de sometimiento, unos anhelos que, por paradójico que parezca, acaban haciéndola dueña de sí misma y de su placer. El camino hacia esa liberación cobra, por una parte, visos espirituales, y por otra, gracias a la franqueza con que cuenta sus experiencias, acerca al espectador vívidamente a una realidad raras veces descrita.

La rendición, traducida ya a varias lenguas y muy bien acogida por la crítica, es la exploración de una obsesión que puede incluso llevar a los espectadores a cuestionarse sus propios deseos.