viernes, 23 de mayo de 2014

A Horta do Berbés en Vigo

LA HISTORIA DE VIGO MUERTA POR KARPIN Y CABALLERO

No solemos tomar partida en cuestiones políticas, urbanísticas o conflictos en ciudades, pero en este caso si nos parece interesante publicar este punto de visto de lo que está pasando con una zona que los vecinos de Vigo seguro que conocen. Nos parece interesante publicar este punto de vista y dejamos, como siempre, abierto el apartado de comentarios en el post.

“Paseando polo camiño da Barroca dende a Ribeira do Berbés, paro a beber na fonte do mesmo nome. Quero probar a súa auga porque din que é máxica e parece que é certo pois cando remato de beber e empezo a camiñar cara á porta da muralla da Falperra doume conta de que a cada paso que ando van pasando os anos rapidamente, como se fora un meigallo.

Ó chegar vexo unha nova Fonte na Falperra e todo está cambiado ó meu redor, por todos lados parecen querer empezar formarse construccións horribles que tapan o ceo e as vistas cos seus grises, así que decido coller o camiño que vai directamente dende a Falperra ata a igrexa de San Francisco, para rezar e quitarme este meigallo que parece obra do demo. Sigo por este camiño que para min é tan coñecido ou máis que o camiño da Barroca e deixo á dereita un grande asilo de anciáns, baixo as escadas do que parece ser o Barrio do Cura, paso entre preciosas casas baixas de Pedra, escada tras escada, e continúo logo o camiño comunal que segue perfectamente marcado polo medio das leiras dos curas, saíndo directamente a Santa Marta. Ó chegar alí miro atrás e o camiño desaparece xunto coas leiras e hai monstruos que ruxen guiados por homes, levantando o que parece ser o pai de todas as edificacións horribles que vira antes, coido que estou a ver ó demo. Comezo a rezar e, sen querer, no meu subconsciente lembro as historias que contaba a miña avoa sobre a Ermida e que pasaron de xeración en xeración e doume conta de que o tempo volve empezar ir para atrás ó facer iso; e canto máis tempo recordo as historias, máis para atrás volvo no tempo. Así que vou seguir recordando a historia para volver ó meu tempo e á miña historia.”

Todos sabemos del mamotreto elitista de casas con vistas al mar para ricos, estilo Marbella y del otro típico y vulgar centro comercial más o tragaperras gigante que nos quieren imponer, en el Centro Histórico de Vigo, el alcalde Abel Caballero y el exfutbolista del Celta, y ahora testaferro de la especulación inmobiliaria de lujo, Karpin.

Pues bien, éste es el relato de los asesinos que quieren matar esta historia, la historia de Vigo, nuestra historia y nuestra identidad y ¿para qué?, pues para llenarse sus bolsillos:

En 1572 es donada por los monjes Bernardos o Cistercienses de Melón a los Franciscanos la Ermita de Santa Marta, llamada por lo menos hasta 1411 Ermita de Santa Eugenia y es tan antigua que se remonta como mínimo al siglo XI, donde aparece por primera vez en la historia escrita. Además de la Ermita, les donan las viñas, hasta seis cavaduras y las tierras anexas cercanas para levantar el convento y hacer huertas. Todo esto se les concede de forma graciosa a los franciscanos, casando la viña y las tierras con la Ermita, para que su disfrute y sus rentas sean entregadas a los pobres. Sí, a los pobres.

¿No es irónico que ahora echen a cientos de pobres a la calle?

En una época en la que en Vigo la mayoría somos pobres, legítimamente el pueblo reclama la tierra que antes ya le fue dada y, por tanto, es suya y no desea que se lucre una minoría rica, como antaño. El pueblo reclama que todo ese espacio sea público y sea para el disfrute colectivo.

El terreno, ahora llamado “Horta do Berbés”, fue y es gestionado por numerosos colectivos y asociaciones de la ciudad, además de por quien quiera, mediante una asamblea abierta y ya se está trabajando, desde hace años, como una gran Huerta Comunitaria Okupada Autogestionada (la primera de Vigo en la que cualquiera puede participar sin ningún requisito previo y de la que el propio alcalde Abel Caballero tomó buen ejemplo para crear sus burocráticas “huertas urbanas” prefabricadas en el resto de la ciudad).

En el edificio (antiguo asilo de los ancianos desamparados, a los que los avariciosos curas y monjas robaban todos sus bienes en vida y en testamento con engaños) ahora viven cientos de personas que no tienen dónde ir, ya que el último gran albergue hecho por el ayuntamiento es de juguete y no tiene capacidad para casi nadie, por no hablar de sus días de máxima permanencia o tiempos rotativos y otros requisitos tan poco éticos para personas que necesitan una vivienda y estabilidad real para salir de la marginación. Así que lo más recomendable y justo es hacer de este lugar un buen Hospital en el centro de la ciudad, con un albergue en su interior y una zona de vivienda independiente para el internamiento, seguimiento y tratamiento de los drogadictos (a poder ser con medios más naturales y humanos que los que usan ahora en el esperpéntico CEDRO y el resto de irrisorios servicios sociales de Vigo).

El edificio, lejos de estar en ruinas (como les gustaría a las “personas” que mandaron serrar todas las enormes vigas del tejado para que se cayera y el agua lo derrumbara todo, o a esas mismas “personas” que pagaban, de vez en cuando, a los drogadictos 20 euros o menos por plantarle fuego al edificio o a otras casas del barrio), tiene la estructura perfecta según la opinión de todos los arquitectos consultados.

Y las casas en el entorno del barrio ahora están deshabitadas, por culpa de los engaños de los comerciales de Karpin a sus propietarios para que se fueran con falsas promesas que caducaban y otros entresijos como la propiciación por parte del ayuntamiento para que éste sea un gran entorno de drogadicción y marginalidad, además de una zona ruinosa, falsamente declarada masivamente como tal (como hicieron hace poco nuevamente en el entorno de la calle Santa Marta con viviendas en perfecto estado y habitadas). Habría que rehabilitar las casas y cedérselas a personas que no pueden pagar sus viviendas, como los miembros de la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) en Vigo.

“O pobo é quen máis ordena”, por eso esto es sólo el comienzo de esta historia, porque esta historia comenzó por su final y esta vez no vamos a rezar.

Alma de Libertade