martes, 21 de octubre de 2014

Gastronomía en Lugo

LUGO hace honor a su lema: "y para comer, Lugo"

Calidad, tradición y honestidad: los puntos fuertes de la gastronomía gallega. La ciudad gallega con ADN de la antigua Roma hace de la gastronomía su bandera. Famoso es el lema "Y para comer, Lugo" que enaltece la exquisita gastronomía que se puede degustar en los numerosos restaurantes lucenses.

La cocina de proximidad adquiere su expresión total en Lugo y Galicia. Entre las principales razones de éxito de sus platos está la magnífica calidad de los productos autóctonos que ofrecen la tierra y el mar. Una huerta variada, carnes de primera clase (como la Ternera Gallega, el Capón de Villalba, el porco celta o las carnes de corral) y frutos del Cantábrico como sabrosos mariscos y pescados frescos, constituyen los ingredientes fundamentales de las recetas más famosas de la capital. Resulta imprescindible probar platos típicos como el caldo gallego, el lacón con grelos, el pulpo á feira, la carne ao caldeiro o las filloas con miel, entre otros muchos.

El calendario lo marca la gastronomía. El invierno frío, lluvioso y gris se llena de calor y vistosidad con las fiestas de la matanza del cerdo, la recogida de la castaña y el vino nuevo. Platos sabrosos y contundentes como el cocido, el caldo gallego o el lacón acompañados por el vino de la zona, en especial de la Ribeira Sacra. Se cierra el banquete con exquisitos postres como las filloas, el queso del Cebreiro con miel y nueces o las castañas asadas.

Con la primavera se abre la temporada de pesca en el río Miño y sus afluentes. De todos los tesoros que ofrece el Miño, son la trucha y la lamprea las piezas más deseadas por los pescadores. Para la lamprea se emplean artes de pesca milenarias, anteriores a la romanización y se llaman "pesqueiras". Las truchas más sabrosas son las que se preparan siguiendo la regla de las cuatro F : finas, frescas, fritas y frías.

Las suaves temperaturas y el sol acompañan a la recolección de las siembras en el campo lucense. La rica y variada huerta de Lugo, con zonas de extraordinaria producción hortofrutícola como Mondoñedo, Pantón o Quiroga que suministran verduras, frutas y hortalizas.