miércoles, 29 de julio de 2015

Un baño en la Charca do Alligal en Vilalba

La Charca do Alligal de Codesido, Vilalba la fuente minero-medicinal sin balneario más concurrida de Galicia

Una charca famosa por sus supuestas propiedades curativas para las enfermedades de la piel ( psoriasis, dermatitis..) y  también para las reumáticas.

La primera piscina data del año 1930, construida en piedra y con unas dimensiones mucho más reducidas que las actuales. Actualmente es una balsa circular de hormigón, de unos 30 metros de diámetro. La finca sobre la que se sitúa la charca fue donada por su propietario a la parroquia de Codesido y más tarde Manuel Fraga hizo un donativo para que la acondicionasen un poco. 

Las aguas son bicarbonatado-cálcicas y de muy débil mineralización. En lo que se refiere al caudal, se acerca a los 1.200 litros/minuto, y respecto a la temperatura, alcanza los 23º C. Por estas características, las aguas del Alligal son consideradas medicinales, por lo que a ella acuden personas con problemas reumáticos (artrosis, artritis, tendinitis,...) y para dolencias crónicas de la piel (soriasis, dermatitis atópica, eccema,...) 

Aunque acude gente todo el año, sobre todo los fines de semana, el punto álgido de afluencia se sitúa en el verano.

Para llegar : La Charca se encuentra en la parroquia de Codesido, colindando con la de Santaballa. Saliendo de Vilalba por la LU-861 hacia Ferrol, dejando atrás el río Madalena y la playa fluvial, se encuentra a la izquierda el cruce de Codesido (8km aprox.). A un kilómetro y medio del cruce está la charca

Si te ha gustado puedes conocer más sitios como este en nuestro artículo: