miércoles, 20 de enero de 2016

Galicia, tradición e historia

GALICIA , TRADICIÓN E HISTORIA
Galicia es una Comunidad Autónoma localizada al Noroeste de la Península Ibérica, limitando con el Principado de Asturias por el Este, el mar Cantábrico por el Norte, el Océano Atlántico por el Oeste y la vecina Portugal por el Sur. Está formada por las provincias de Orense, A Coruña, Pontevedra y Lugo.
Su orografía es muy variada, ya que tiene una gran diferenciación entre la zona costera y la de interior. El océano ha ido erosionando la línea costera, creando un gran número de cabos, teniendo como principal referente el Cabo de Finisterre, el cual se creía en época grecorromana era el fin del mundo. En cuanto al interior, encontramos grandes formaciones montañosas, debido a que la recorren de Norte a Sureste dos fallas tectónicas, creando de igual modo amplios valles, aunque se presentan en menor número. Es necesario recordar, que es una de las comunidades con mayor masa forestal de la península. Pero es que también su fondo marino es digno de mención.
El clima en Galicia es de temperaturas suaves, teniendo influencia oceánica, la cual le aporta un alto dato en cuanto a precipitaciones y humedad se refiere. Aunque, por su gran variedad geográfica, presenta pequeños microclimas que se salen de lo habitual.
Esta Comunidad tiene una gran y densa historia dentro del país, ya que muchas culturas y estilos artísticos han tomado sus tierras como propias. Las primeras pruebas de asentamientos en la zona datan del Paleolítico, dejando restos de herramientas talladas en piedra.
En esta zona conviven dos idiomas, el Gallego y el Castellano, comiendo terreno este último en los grandes núcleos urbanos, desterrando al Gallego a zonas rurales, pese a que un 90% de los habitantes de esta Comunidad hablan ambas lenguas y el 99% la comprende. El Gallego comparte tronco evolutivo con el Portugués, del cual se separó hacia el siglo XV, cogiendo ambos caminos separados pero con las mismas raíces. Aparece una gran producción de obras literarias en Galaico-portugués, continuada por un abandono absoluto durante varios siglos hasta el resurgimiento de la literatura gallega con grandes autores como Rosalía de Castro.
Otro reconocimiento que se suma a la larga lista de estas tierras es el de su gastronomía, basada en productos tanto de tierra como de mar, conociéndose mundialmente sus mariscos, pescados y carnes. Teniendo hasta treinta productos con denominación de origen, los platos más conocidos, salvando las extraordinarias mariscadas, son el pulpo a la gallega, la empanada y el lacón con grelos, como principales, y la tarta de Santiago como postre principal.
El territorio gallego está plagado de construcciones monumentales, como la Catedral de Santiago de Compostela, lugar de peregrinación para miles de personas al año, la Torre de Hércules, el único faro romano en pie en todo el mundo, o la Basílica de Santa María la Mayor, (busca aquí alojamiento) en Pontevedra. Pero son los Hórreos y Pazos las construcciones más típicas de esta zona, que pese a no ser monumentales, desprenden una belleza sutil y única.
Para terminar, rompemos algunos prejuicios sobre los gallegos, y es que no son indecisos, sino reflexivos, no responden con otra pregunta, es que no se les hace la pregunta adecuada y no son fríos y distantes, es que el clima no es el más apropiado para hacer vida en la calle, pero te abren las puertas de su hogar sin dudarlo.
En definitiva, gente maravillosa en un entorno aún más espectacular si cabe, con mucho que ofrecer y descubrir.

Artículo por blogger invitado CasasRurales.net