lunes, 8 de febrero de 2016

Feira do Xamón de A Cañiza 2016

15 agosto 2016 : 50 edición Feira do Xamón de A Cañiza
                  Declarada Fiesta de Interés Turístico pola Xunta de Galicia

A Cañiza celebra su 50 FERIA DEL JAMON

El 15 de agosto en una jornada que por 3ª año ofrecerá también jamón cortado a mano
Este año se celebrará la 3ª Competición de cortadores profesionales de jamón




Todas las raciones  de jamón cortadas en el concurso se destinarán a la venta, por lo que está garantizado el sabor y la frescura de este exquisito producto

El concurso está organizado por Víctor Burgos, especialista de corte y cortador oficial del Hotel Balneario de Mondariz (4*) y del grupo Coren.
Comenzará a las 11 de la mañana en el mismo recinto de celebración de la Feria, en la Carballeira del Cacharado y está prevista la participación de más de 30 cortadores.
Los criterios que manejará el jurado a la hora de otorgar las clasificaciones serán por este orden:
1.- Plato de 100 gramos ( el jurado escogerá de cada cortador 3 platos al azar para pesarlos y evaluar el peso que tendrá que aproximarse a los 100 gramos)
2.- Limpieza de la pieza previa al corte
3.- Estilo y presentación del cortador
4.- Rectitud del corte
5.- Grosor y tamaño de las lonchas
6.- Presentación de las raciones
7.- Limpieza del puesto
8.- Cantidad de platos obtenidos de 1 pieza de jamón de 9 kilos
9.- Rendimiento de la pieza
10.- Mejor plato artístico
El concurso está dotado con premios para los tres primeros clasificados.
 

 FERIA GASTRONÓMICA
Carballeira do Cacharado de A CAÑIZA.Travesía da Feira
A 200 m. del acceso de la Autovía A-52 Rías Baixas
 
JORNADA GASTRONÓMICA a partir de las  11h00
 11:00. Venta de tikets para degustación de las distintas raciones elaboradas con jamón:
 * Jamón curado con pan y vino o refresco  * Jamón asado con pan y vino o refresco.  * Jamón Cocido al vino tinto con pan y vino o refresco.    * Empanada  de Jamón con pan y vino o refresco * Tortilla de Jamón con pan y vino o refresco.
Precio de las raciones: 5,00 euros para cualquier especialidad.
11:00.  competición de especialistas de corte de jamón y amateurs
12:00. Desfile de la Comitiva encabezada por los centenarios “Cabezudos”  de la Villa, los carros típicos guiados por una pareja de bueyes, del Grupo Folclórico y Banda de Gaitas Santa Cristina de Valeixe  y como no de los pequeños de la localidad ataviados con los trajes regionales portando las ya consagradas bandejas de jamón,  desde la Casa Consistorial (r/Oriente, 11) hasta la Carballeira del Cacharado.
 13:00.  Saluda de autoridades y recibimento a los asistentes .  Entrega de premios
13:30. Actuaciónes y espectáculos musicales hasta la madrugada



A CAÑIZA ES POR MERITO PROPIO LA TIERRA DEL JAMÓN EN GALICIA

 Y lo es por varios factores pero principalmente porque posee un microclima especial, único e idóneo para la curación de los productos cárnicos. Clima seco y frío, altitud ideal y temperatura adecuada: conjugación perfecta para que se curen en su grado más óptimo los mejores jamones, lacones, chorizos, salchichones y demás productos cárnicos de cerdo. Ello unido al secreto de los jamoneros de la Villa ha conferido al Jamón de A Cañiza la denominación de excepcional.
En alguna ocasión algún productor nos ha dejado alguna pista sobre este secreto haciendo referencia a un elaborado y selecto proceso de ahumado que ayuda a que los jamones obtengan un peculiar y exquisito paladar.
En todo caso los años curtidos en esta profesión también han ayudado a mejorar el proceso de curación.
En A Cañiza existe tradición jamonera desde hace más de un siglo, no en vano ya a principios del siglo XX los comerciantes recorrían, con los típicos carros de bueyes gallegos, las aldeas y barrios de la A Cañiza comprando los jamones que se curaban en las casas particulares para permutarlos por bacalao, salazones y conservas y también algunas monedas. Estos jamones los vendían luego en la calle Principal de la Villa, como así se denominaba la actual calle Progreso y en la calle del Vendaval que  hoy conocemos como calle de Oriente. Era otro tipo de mercado. El único posible en aquellos años pero que nos da una visión de cómo el comercio jamonero ya estaba instaurado en nuestras tierras y nuestros antepasados sabían muy bien de él y cómo sacarle provecho.
De estos tiempos se conserva el refrán “del cerdo se aprovechan hasta los andares” y es que en época de hambre y de escaseces había que sacar rendimiento de todo.
Del cerdo, el jamón era por supuesto la parte más valorada, sagrada, intocable para las familias ya que en las casas no se podía comer porque se producía y curaba exclusivamente para poder venderlo y obtener beneficio para poder subsistir el resto de la temporada.
Con el devenir de los tiempos y con la mejora de las economías familiares el jamón se convirtió en otro plato más del menú de los cañicenses. Platos sencillos elaborados con jamón aprovechando sobre todo los productos de la huerta. En el recetario figuran platos tan exquisitos como los tirabeques con huevo cocido salteado con aceite y ajo acompañado de lonchas de jamón desalado y rebozado con pan rallado y huevo: exquisito. También judías con jamón, guisantes con jamón, lenguado relleno de jamón y queso con cobertura de salsa bechamel. Huevos rellenos de atún y tomate con finas tiras de jamón, tortilla de jamón, empanada o empanadillas de jamón, croquetas de jamón con un toque de nuez moscada y pimienta blanca, jamón asado, jamón cocido en vino tinto, melón con jamón, lentejas, fabadas y copiosos cocidos con petelos incluidos y así hasta un sinfín de recetas caseras todas ellas suculentas y de fácil preparación. Ahora bien,  es imprescindible que el jamón sea de A CAÑIZA.
Y precisamente algunas de estas especialidades son las que se pueden degustar en “A Feira do Xamón” de A Cañiza que desde el año 1.966 se celebra en nuestra Villa. Todos los 15 de agosto, con lluvia o sol y durante 49 años consecutivos se ha venido celebrando esta jornada gastronómica. Jamón curado, asado, cocido, en tortilla y en empanada son las especialidades que también este 15 de agosto, en la 50  edición de la Feria, se presentarán para degustación.  Por motivos de higiene y logística las otras especialidades no se pueden ofrecer en el recinto de la Feria pero si se pueden degustar estas y otros platos exclusivos a base de Jamón en los restaurantes y establecimientos hosteleros de la Villa que todos los años esperan a sus comensales para ofrecerles lo mejor de su gastronomía. El jamón como abanderado.
      Del buen jamón de A Cañiza también se habla en el apéndice del libro titulado Festas Gastronómicas de Galicia publicado por Mariano García y Fina Casalderrey y editado por Edicións Xerais de Galicia que dice textualmente:
            “ ... El gallego fue desde siempre un comedor de carne de cerdo, porque, como es sabido , se le puede aprovechar prácticamente todo y en eso la cocina gallega cuenta con multitud de recursos; sin embargo el jamón era algo que el gallego no estaba habituado a comer pues lo criaban para vender. Quizás de ese exceso de aprecio, del miedo a que se perdiese, viene la costumbre de curarlos con esmero, costumbre que aún perdura... ... Hay buenos jamones en Sarria, en el Barco, en Lalín..., pero el jamón se convierte en todo un símbolo en A Cañiza, donde a una altitud ideal y a temperatura apropiada, curan los mejores..:”

·         Desde el año 1.966 se celebra esta fiesta gastronómica que ensalza las delicias del jamón, el producto más afamado de la gastronomía cañicense.

FESTA – FEIRA DO XAMÓN DE A CAÑIZA ( 1966  & 2016 )
Distinguida por la Xunta como Fiesta de Interés Turístico de Galicia.
El 15 de agosto A Cañiza celebra su día grande: A Feira do Xamón que el 11 de julio de 2.013 fue declarada por el Consello de Goberno de la Xunta de Galicia como Fiesta de Interés Turístico de la CC.AA.
Su singularidad, marcada por los elementos enxebres que la rodean, la exquisitez del jamón, que solo en estas tierras altas del Paradanta alcanza un nivel de curación exclusivo junto con la afluencia de gente, que año tras año acuden a esta cita gastronómica, han sido decisivas para que hoy A Cañiza cuente con otra fiesta de Interés Turístico. Cuenta también con las dos romerías en honor a la Virgen de A Franqueira que fueron declaradas allá por el año 1998. 
Su antigüedad, sus elementos singulares, el arraigo en el tiempo y los valores culturales que confluyen en esta celebración han sido determinantes para que la Xunta concediera esta distinción.
Por su antigüedad porque la Feria se viene celebrando ininterrumpidamente desde hace 50 años.
por su singularidad al contar con numerosos aspectos originales en cuanto a la decoración que luce el emplazamiento de la feria (pallozas de colmo que eran los antiguos stands que concurrían en las ferias para que los labradores lucieran sus productos sin mojarse o quemarse por el sol, mesas cubiertas con tejados de paja, desfiles con el carro típico gallego tirado por vacas, cargados de jamones, que era el antiguo medio de transporte y los centenarios cabezudos de A Cañiza de cuya antigüedad tenemos constancia fotográfica. En el año 1902 ya procesionaban por las calles de una joven parroquia llamada A Cañiza.
Todos estos elementos, unidos a la oferta de degustación de un producto único y de máxima calidad, como lo es el jamón de A Cañiza hacen de este evento gastronómico uno de los más concurridos del verano gallego.
 Por su arraigo en el tiempo ya que la Feira marca una fecha en el calendario local. El 15 de agosto se convirtió hace tiempo en un referente para visitar A Cañiza tanto por parte de los turistas como de los cañicenses que viven fuera. Es la fecha para visitar la Villa .
La feira destaca también por el alto grado de participación de los cañicenses que aprovechan el escaparate que ofrece la jornada para mostrar otros productos típicos de la localidad y de la comarca, como son sus quesos, la miel, el vino y por supuesto otros productos del cerdo que luego se comercializarán durante todo el año (los ingredientes del cocido, los salchichones, lomos, chorizos y pancetas).
Por su marcado valor cultural al recuperar de la memoria histórica algunos de los elementos ya olvidados de los usos y costumbres de la zona.
Por todo ello consiguió que la Xunta de Galicia la distinguiera como Fiesta de Interés Turístico. Una distinción que obligará a todos los que forman parte de su organización a trabajar en futuras ediciones con mayor ilusión y dedicación.

SUS ORÍGENES
La popular Fiesta del Jamón de A Cañiza, se concibió originariamente como una feria gastronómica dedicada en exclusiva a ensalzar uno de los productos cárnicos de más renombre de la zona. En el año 1966 se celebró la primera edición que comenzó a prepararse y a organizarse unos meses antes, concretamente en  primavera.
     El Gobernador Civil de la Provincia de aquel entonces D. Ramón Encinares Diéguez, en una visita que realizó a la Villa en la primavera del 66 y en el marco de  un coloquio que se celebró en el Consejo Abierto del Ayuntamiento, puso de manifiesto la conveniencia de dar a conocer los productos agrícolas y ganaderos de la Comarca, tarea que se venía desarrollando en toda la provincia de Pontevedra. En este coloquio, se concluyó que era prioritario promocionar, ensalzar y dar apoyo a estos productos y considerando que en el municipio de A Cañiza existía una gran tradición y sobre todo producción agrícola y ganadera, se decidió que la mejor manera de darse a conocer era mediante la celebración de una feria dedicada en exclusiva a promocionar uno de ellos, el de más fama: el jamón.
   Con la celebración del evento se pretendía además conseguir otro objetivo igualmente importante, convertir esta Villa en un referente de visita obligada en la época estival. El Alcalde de aquel entonces, D. Antonio Romero Pacheco recogió la idea y  el Concejal de Cultura del equipo de gobierno, D. Mauricio Troncoso Castro, dijo en ese momento que él se haría cargo de esa Comisión que presidiría durante cuatro años más. 
  Ese mismo año y con solo tres meses para preparar la fiesta, se celebró la 1ª Feria del Jamón. También en esta fecha se celebraría el primer Concurso de Ganado de A Cañiza, en el que participaron sementales de la Jefatura Provincial de Ganadería de Pontevedra y de la Excma. Diputación. Feria que contó con una gran acogida.

CÓMO SE ORGANIZÓ LA EDICIÓN DEL 66
Era prioritario escoger y marcar una fecha. Después de barajar varios días, la organización se decantó por el día 15 de agosto porque, en esas fechas, A Cañiza acogía gran número de veraneantes y además se podía garantizar que el buen tiempo acompañara la celebración.     Para organizar la fiesta se crearon dos comisiones, una encargada de la contratación de las orquestas y otra responsable exclusivamente de organizar la jornada gastronómica. Esta última comisión estaba integrada por D. Tirso Pérez Gómez, D. Emilio Bacelar Queimadelos, D. Alejandro Pacheco Castro y D. Pedro Martínez Míguez, coordinados por D. Mauricio Troncoso.
     La organización deseaba celebrar una edición con categoría y con estilo, pero sobre todo querían impregnarle un sello especial que las diferenciara de otras ferias y para ello estudiaron casi todas las jornadas gastronómicas que se celebraban en los alrededores. Decidieron que el evento se presentase en la Plaza Mayor de la Villa. Para decorar este recinto se pensó en llenar la Plaza de elementos “enxebres”, muy gallegos y llamativos y nada mejor  que pallozas de colmo para cumplir este objetivo. Se construyó también un cobertizo de casqueiros. En esa primera edición se presentarían cinco stands y en la construcción y diseño de los mismos tuvo mucho que ver D. Emilio conocido como “de la Alejandrina” que trabajó incansablemente aportando ideas y posteriormente colaborando con la comisión, aún sin pertenecer a ella. 
   Con el paso de los años y como consecuencia de la afluencia masiva de gente se hizo necesario adaptar el recinto de forma que los visitantes y vecinos pudieran disfrutar de la jornada lo más cómodamente posible. Para ello se construyeron mesas de madera cubiertas con un tejado de paja que además de decorar y dar servicio, protegen del intenso calor que acompaña casi todos los días 15 de agosto.
     Volviendo a la primera edición, para llenar los stands se contó con la colaboración de los tratantes y comerciantes de Maside, Carballiño y alrededores que durante todo el año compraban por las parroquias de A Cañiza los jamones, porque ya en aquella fecha, la fama del buen jamón de la zona se conocía muy bien.  La Comisión se encontró con cierto rechazo en un principio pero con tesón y poder de convicción se consiguió que la primera edición arrancase con 5 stands (dos de los empresarios de A Cañiza, uno del Ayuntamiento y dos de los empresarios de Carballiño).
     Además de esta exposición, se ofreció una degustación gratuita de jamón a todos los visitantes, tarea encomendada a los jóvenes del municipio que ataviados con los trajes regionales agasajaron a los turistas.
      En la promoción de la feria jugó un papel fundamental la prensa y en concreto el periódico FARO DE VIGO. Los señores Cameselle y Velle, con sus aportaciones periodísticas, dieron a la feria el impulso  que necesitaba para su lanzamiento definitivo. Estos dos profesionales, junto con D.Leoncio Bacelar y D.Mauricio Troncoso idearon el diseño del cartel en el edificio de la conocida imprenta “Bacelar”. El cartel,  hoy en día, cuarenta años después, todavía  se mantiene.
    Las labores de promoción se continuarían durante los primeros años. También por aquella época comenzaba a celebrarse la feria  exposición de Galicia  FEXDEGA en Vilagarcía de Arousa. A Cañiza participaría con su peculiar palloza en la primera y en la segunda edición de esta feria. Como anécdota señalar que la palloza en la que se albergaban los jamones estaba coronada por un gran muñeco ataviado con un smoking que era propiedad de D. Mauricio Troncoso. 
   Es de destacar la colaboración desinteresada y altruista de todas estas personas que aportaron su esfuerzo, sus ideas e incluso su patrimonio personal para que la feria saliera adelante.  En este apartado también se incluyen los empresarios y comerciantes de A Cañiza que apoyaron este evento desde sus comienzos y que apostaron por la promoción del jamón.
       No es casual que durante estos años comenzaran a celebrarse casi todas las ferias gastronómicas que tienen lugar actualmente en nuestra Provincia. Las autoridades, ya en aquellos años, se habían percatado de la importancia de la promoción turística para poder activar el comercio y sobre todo las pequeñas economías locales. Se pensaba que la celebración de una feria de degustación y exposición podría servir como una plataforma perfecta para dar ese impulso tan necesario. La idea no pudo ser más certera y más exitosa y prueba de ello son las ediciones que año tras año acogen mayor número de visitantes.
Hoy la feria del Jamón es conocida en toda la Comunidad Autónoma y uno de los referentes gastronómicos del verano.