El éxito de Luis Veira y su restaurante Árbore da Veira en Fórum Gastronómico Coruña

El chef Luis Veira desvela las claves del crecimiento de su restaurante estrella Michelín durante la jornada inaugural del Fórum Gastronómico de A Coruña 

ÁRBORE DA VIERA, LA ADOLESCENCIA DE UN SUEÑO 

“Tenemos las hormonas en ebullición y no nos conformamos con nada de lo hecho”, señaló ante un auditorio abarrotado el cocinero coruñés, inconformista y apasionado por naturaleza 

El restaurante coruñés Árbore da Veira (estrella Michelín) entra en “la adolescencia de un sueño”. Árbore es la fantasía de Luis Veira, el prestigioso chef coruñés que no ha perdido un ápice de la valentía y el talento que le han valido el reconocimiento de la Guía Michelín desde que abrió su íntimo local en el centro de A Coruña. Ayer volvió a demostrar su carisma y su conexión con el público en la jornada inaugural del Fórum Gastronómico, frente a un auditorio rebosante. Con su característico estilo desenfadado y la determinación propia de quien tiene las cosas muy claras, Veira confesó la crisis adolescente en la que se está sumergiendo su restaurante. Una crisis que no es más que un punto de inflexión necesario para crecer, un proceso natural para seguir evolucionando. 

“Han pasado muchas cosas desde que iniciamos este viaje por los sabores de nuestra tierra, este sueño, porque Árbore da Veira era un sueño que nos empeñamos en hacer realidad con esa mezcla de ingenuidad y locura que, como todos sabemos, se necesita para que aquello que solo existe en la imaginación de uno se haga palpable, y en este caso gustable, a riesgo siempre de dejarte la vida en ello”, confesó Luis Veira. Ahora, con la mochila ya llena de experiencias acumuladas a un ritmo vertiginoso, es el momento de cuestionarse la identidad propia y decidir qué quieren ser de mayores. “Tenemos las hormonas en ebullición y no nos conformamos con nada de lo hecho”, anticipó un chef inconformista y apasionado por naturaleza, en medio de un escenario poblado de objetos encontrados y restos de cerámica de Buño. 

CAERÁ EL MURO QUE SEPARA COCINA Y SALA 

Este domingo, sobre el escenario, Luis Veira acompañado de su equipo dio algunas pistas sobre el futuro mientras preparaban anguila en salsa KO, Gin Fizz, algodón de azúcar... La pulsión adolescente se manifiesta en sus platos, que combinan con mayor madurez la sofisticación técnica y la tradición artesana. La evolución también se reflejará en el espacio, donde habrá una transformación importante: está decidido derribar los muros entre la cocina y la sala, para que la experiencia del comensal sea aún más próxima a la creación del chef. 

Árbore mantiene vivo algo de la magia de aquel circo de nuestra infancia, del frescor del Burmarflax. Como siempre, Luis Veira es el guía de un viaje que nos induce a la experiencia para todos los sentidos, transportándonos a un planeta en el que la frontera entre la fantasía y la realidad es apenas perceptible. “Es el momento de esculpir y dar forma a este sueño que somos”, concluyó Luis Veira.